Quién es Lady Amelia Windsor y por qué no ha sido invitada a la gran boda real

Muchos miembros de la realeza británica no serán invitados a la boda, pero un nombre se destaca por sobre el resto de los ignorados de sangre azul.

Muchos miembros de la realeza británica no serán invitados a la boda, pero un nombre se destaca por sobre el resto de los ignorados de sangre azul.

infobae

Los últimos detalles de la boda real más relevante de la era milenial están siendo ajustados pero, independientemente de lo fastuoso del evento que tendrá lugar en la capilla de San Jorge el próximo sábado 19 de mayo, continúan filtrándose noticias que muy probablemente la Casa de Windsor preferiría mantener por lo bajo.

El listado de invitados es uno de los temas más sensibles dado que los novios han preferido mantener la convocatoria en torno a sólo 600 personas, un número significativo pero que resulta bastante conservador para tratarse de una de las monarquías más poderosas y acaudaladas del mundo.

Mucho se ha escrito sobre la supuesta discriminación que habría sufrido la familia de la novia, Meghan Markle. Incluso la propia casa real tuvo que compartir un comunicado oficial en el que se aclaraba por qué el padre de la actriz no estará presente en el día más importante de la vida de su hija.

Pero según se ha compartido recientemente, no fueron sólo los miembros “plebeyos” de la familia Markle los que han sido puestos bajo el filtro real. Los propios aristócratas británicos, muchos primos del príncipe Harry, tampoco podrán ser parte del evento que atrapará la atención de millones de personas alrededor del mundo el próximo fin de semana.

Entre las vetadas se encuentra nada más ni nada menos que la joven de sangre azul catalogada por los medios británicos como “la royal más bella del Reino Unido”. Semejante título no le hace justicia al aspecto físico de Lady Amelia Windsor, la despampanante joven de 22 años que ha logrado capturar la atención de todos con sus rasgos angelicales y mirada fatal.

Nacida en Cambridge y educada en la prestigiosa universidad de Edimburgo, sus padres, George Windsor y Sylvana Tomaselli la han moldeado para mantener un bajo perfil y distinguirse, a diferencia del propio Harry, por no protagonizar escándalos innecesarios.

Fue recién en 2016 cuando los medios locales comenzaron a notar su particular belleza. Tras aparecer en la portada de la revista Tatler, que la consagró como la más guapa de toda la Mancomunidad de Naciones, su carrera dentro del mundo de la moda se ha disparado, convertida hoy en una de las influencers más seguidas y codiciadas por las principales firmas del mundo de la moda. Sin ir más lejos la agencia Storm la cuenta entre sus contratadas, junto a figuras de la talla de Kate Moss y Cara Delevigne.

A pesar de que ocupa un lejano puesto 37 en la lista de sucesores al trono británica, Lady Amelia probablemente sea hoy más relevante a nivel de cobertura mediática que gran parte de quienes la anteceden en dicho ranking.

La royal piensa pasar un año de estudios en Paris y  Roma para poder aprender directamente de los referentes de la industria fashion todos los secretos que serán invaluables para seguir explotando su meteórica carrera dentro del mundo de las pasarelas y los flashes.

Luego de posar para Dolce & Gabanna y desfilar para las grandes marcas europeas, Windsor se ha convertido en una habitúe de las semanas de la moda de Londres, París y Milán. Sus credenciales harían creer que la joven se ha ganado su lugar en la boda real, pero fuentes cercanas a la familia real aseguran que Lady Amelia habría sido dejada fuera del evento.

Si bien es sólo la prima tercera de Harry, su presencia en la celebración real seguramente hubiese sido apreciada por sus casi 40.000 seguidores en Instagram. Consultada por Vogue UK acerca de la importancia de la red social, la it-girl aseguro que “le permite a cualquiera ser creativo e imaginativo” y que además adora el hecho de que puede compartir “todo lo bello y significativo que existe alrededor del mundo”.

En una entrevista reciente otorgada al periódico británico The Telegraph, Lady Amelia se refirió tibiamente a la boda. Allí se negó a confirmar o negar si asistirá al evento, pero habló abiertamente sobre su habitual preparación a último minuto para los grandes eventos.

“Suelo estar en mil cosas a la vez, muchas veces me pregunto qué me pondré cuando ya es momento de salir al evento” aseguró sobre su actitud relajada en lo que respecta a los grandes eventos protocolares.

El tabloide The Sun por su parte, citó a una amiga de Lady Amelia y su hermana Marina, quién asegura que ninguna de las dos han sido invitadas al evento. “Estaban un poco sorprendidas por el hecho de no haber sido invitadas” aseguró la fuente. “Amelia ha creado su propio nombre con su carrera de mannequin e influencer. Probablemente Harry sólo quería que fuese un evento para la familia más cercana o no quería que nadie opacara a la novia” agregó.

El gran misterio sobre su asistencia será revelado finalmente el día sábado, dado que la lista oficial de invitados todavía no ha sido confirmada. Eso sí, muchos estarán esperando ver desfilar a Lady Amelia, atentos a su elección de vestuario para el evento del año.

Fotos: Shutterstock/Instagram

pixel