Se quitó el ombligo para regalárselo a su novio: la relación terminó y ahora vive un infierno

Paulina Casillas, una joven mexicana de 23 años, se arrepiente de lo que hizo por las complicaciones que le ha traído.

Por amor se pueden hacer muchas locuras. En ocasiones las parejas se prometen amor eterno y se “regalan” partes del cuerpo en señal de amor. Sin embargo esas demostraciones de amor son siempre metafóricas. Pero hay casos extremos, como el de una joven mexicana que se sacó literalmente el ombligo para regalárselo a su novio.

Se trata de Paulina Casillas Landeros, una joven de 23 años de Guadalajara que al parecer las palabras no eran suficientes para expresar el inmenso amor que sentía por su pareja. Por ello, no encontró nada mejor que someterse a una dolorosa cirugía para que le extrajeran el ombligo y así regalárselo a su novio.

El problema es que tiempo después la relación terminó y Paulina se arrepiente de lo que hizo ya que ha debido pasar por un proceso muy doloroso de recuperación. 

“Me sometí a una ‘operación’ realizada por un profesional, pero él me dio muy malos consejos sobre cómo cuidarme para que no se me infectara”, señaló Castillas al periódico británico Mirror.

Según cuenta la joven, tras la cirugía debió pasar varios días en cama sufriendo fuertes dolores que no le permitían levantarse ni reír. “Se curó gradualmente, pero no al 100%, nunca se cerrará por completo”, señaló.

“Fue algo que hice en el impulso del momento, éramos jóvenes y estúpidos, pero así es como me sentía. Lo puse en una bolsa pequeña junto con una nota que decía ‘Te quiero’, fue muy emotivo”, agregó.

Aunque asegura que con su expareja siguen siendo buenos amigos y que él guarda el regalo, reconoce que si pudiera retroceder en el tiempo, no lo volvería a hacer. 

“Fue impulsivo, imprudente y lastimé a mucha gente. Aunque lo hice por razones equivocadas, ahora la vida me ha enseñado que debo pensar detenidamente antes de actuar”, señala.

Fotos: Shutterstock

pixel

Lo más visto